martes, 1 de mayo de 2007

Finde en Guadalupe

Bueno, nada, que este mes va a ser que no voy a escribir mucho, porque, señoras y señores, ¡¡¡aquí llegan los exámenes del BI!!! Y es que desde el 2 de Mayo hasta el 23 hay que ponerse las pilas con el maldito BI... Aunque algunas afortunadas no empezamos hasta el 7, aunque con Mates...

El caso es que seguro que much@s con el asunto éste no hemos tenido puente, pero sí un poquito de descanso en el finde antes de ponerse a empollar, ¿no?

Pues yo he ido este finde a Guadalupe con mis padres y mi hermano.

Guadalupe es un pueblecito en Extremadura, precioso, pequeñito y con una sierra impresionante. Y si no lo créeis, aquí unas fotitos:



Lo único malo fue el mal tiempo del sábado...

La última foto es desde la cima de una "montañita" donde había un "castillo". Y es que la montañita se las traía, porque nos dicen: "Seguís un camino, y luego hay partes en las que os tenéis que pegar un poco a la pared de la montaña, porque es un poco más escarpada". ¡Y un ******!!!! Y es que eso parecía una versión light de "Al filo de lo imposible"... Y para llegar a un castillo que no era tal, porque, a ver, ¿esto os parece un castillo?

Y que conste que es la puerta de entrada, y es lo que en mejor estado estaba, porque la torre era un montón de piedras con este cartel clavado:

La cosa tiene su gracia, no me digáis que no. Y nos ves a los 4 con 4 andaluces asomándonos al barranco y mirando al pueblo: "Pues seguro que ha habido algún gracioso que sí ha tirado una piedra", y otro andaluz: "Pues es que anda que no dan ganas...Si es que lo prohibido tienta, y está tan cerca...". Y es que se veía el pueblo a 4 pasos debajo nuestro. No parecía que hubiésemos tardado más de media hora en subir...

Pero valió la pena. Luego, bajando, mi madre se cae en lo más fácil: en la carretera asfaltada del pueblo. Y yo, no lo niego, me resbalé en un tobogán de piedra. Y era un auténtico tobogán. Desde entonces usé la táctica de bajar de culo, sentada en la piedra, para así no caerme, porque, como dicen en el pueblo de mi padre: "Del suelo ya no te vas a caer". Grandes e inteligentes filósofos, sí señor.

Lo último, lo más bonito: El monasterio de Guadalupe:

Eso sí, precioso, pero toda la visita un señor y yo criticando tooooooooooodo el oro y toooooooooooda la plata, con su poquito de mármol y perlitas (es que la Virgen tiene que vestir con decencia, hombre) de las reliquias. Y al visitar el tesoro de la Virgen, DIOS!!!!!!!!!!!!! Tuve un dèja vu de Italia... ¡¡Cuánto oro!!! Y el paso de la procesión todita de plata. Y adivinad de dónde venía tanta riqueza: "Pues esta riqueza la acumuló la Virgen gracias a la participación del pueblo durante el s. XVIII, además del oro y la plata procedente de Sudamérica". JA!!! ¿Sorprendidos? Yo, no sé por qué, para nada. Y luego resulta que la Virgen tenía una "capa rica", una "corona rica"... Y suelta mi amigo criticón: "¿Entonces la Virgen va a veces de pobre? ¿Dónde está eso?" Silencio sepulcrar.

Y al visitar a la Virgen, el moje nos da el relicario a besar. Mi hermano, unos cuantos y yo cogimos el atajo de verla un poquito más de lejos. Otros ni siquiera entraron a verla, y se conformaron con verla desde la puerta. Todo esto después de un Ave María rezado por el monje y unos pocos más.

Bueno, se notan mis ideas, pero espero no haber ofendido.... Pero es que es lo que siento... Y para eso está esto....

¡Ah! Por cierto, un olé por la fotógrafa, ¿no? Pues eso, olé por mí, jeje, que ya es hora.

1 comentario:

aliki dijo...

jajajaja K BUENO!!! dios hacia mucho kno me reia de esa manera!!!!
k bueno fat!!!!!
besitos